Yrigoyen sigue dando que hablar

Por Dr. Diego Barovero – Secretario General del Instituto Yrigoyeneano

En razón de haber sido aludido por el señor Osvaldo Bayer en su carta
publicada en Clarín el 22 de noviembre, deseo puntualizar que su
investigación sobre los trágicos hechos de la Patagonia está basada en una
determinada interpretación de la historia: la lucha de clases. No la
descalifico, pero es una interpretación; no la única posible. Existe una
deliberada conclusión a la que apuntan la mayoría de los historiadores
marxistas: siempre los “malos” son los radicales.

Cualquier trabajo científico requiere, además de recurrir a todas las
fuentes documentales necesarias, una interpretación objetiva de los hechos.
En el caso en cuestión es imprescindible un análisis del contexto
geopolítico mundial y regional de la época. Existe abundante documentación
que demuestra la existencia de una operación de copamiento de la Patagonia
por parte de Chile y del accionar de inteligencia chilena en la zona,
fundamentalmente en tiempos del conflicto en estudio. No puede argüirse lo
contrario basándose exclusivamente en fuentes trasandinas.

Es, por lo menos, injusto desconocer la extraordinaria obra de colonización
de la Patagonia mediante la acción de YPF, creada e impulsada en las
presidencias radicales de Hipólito Yrigoyen y Marcelo de Alvear, en durísima
confrontación con los trusts internacionales del petróleo.

El radicalismo ha hecho numerosos trabajos y debates sobre el tema. Por otra
parte, la circunstancia de integrar un organismo de carácter académico de
investigación histórica me inhibe para prestarme a participar de eventos
autopromocionales como el que propone Osvaldo Bayer.