Yrigoyen y la “Patagonia rebelde”

Por Osvaldo Bayer – Historiador

El viernes 19 se publicó una carta del Dr. Barovero, del Instituto
Yrigoyeneano, que contiene una falsedad histórica que no se puede admitir.
Señala que los chilenos -bajo las órdenes de Carlos Ibáñez del Campo-
tuvieron injerencia en las huelgas rurales patagónicas.

A esta excusa la traté en mi libro “La Patagonia Rebelde” con la
documentación científica pertinente, demostrando que es una falsedad
absoluta y que fue inventada por militares argentinos en la década del
treinta. Todo lo contrario, el gobierno chileno se dirigió al argentino
ofreciéndole ayuda para combatir a los peones huelguistas. La razón estaba
clara: los dueños de las estancias eran los mismos tanto del lado chileno
como del argentino. La Liga Patriótica Chilena, organización de derecha
cercana al gobierno, se comunicó con la Liga Patriótica Argentina ofreciendo
sus servicios para derrotar a los obreros.

¿Si todo ocurrió como dice el yrigoyenista Barovero, por qué no se denunció
en el debate de Diputados que se desarrolló en 1922? ¿Por qué no hay
difusión de eso en los diarios? ¿Por qué, cuando el teniente coronel Varela
sale de verlo a Yrigoyen dice a los periodistas: “El presidente de la Nación
me ha asegurado que no realizará ninguna investigación sobre lo acontecido
en la Patagonia”? ¿Por qué jamás los radicales hicieron ningún congreso para
debatir la masacre de obreros?

Pese a mi pedido a todos los presidentes del Comité Nacional del radicalismo
desde 1968 para que dieran su opinión, callaron. No respondieron.

Invito a debatir este tema al doctor Barovero en el aula magna de la
Facultad de Filosofía.