UCR

Yrigoyen visto desde FORJA

Yrigoyen visto desde FORJA

Por Gabriel del Mazo

Yrigoyen ha sido el más eminente conductor civil de nuestro pueblo. Otros grandes tuvieron también capacidad genial y temple heroico; ninguno como é su unción democrática, su en el hombre como entidad sagrada y universal, su vivencia y conjuro prospectivo y mágico. Ninguno como él encarnó la autenticidad de su pueblo. En la actitud hierática del elegido, fué “el portador de la canalsilla de mimbre en donde el alma del pueblo, sobre su lecho de arcilla, despierta al devenir”. El movimiento popular que Yrigoyen representa y conduce durante un tercio de la vida nacional, constituye la primera posibilidad cierta en toda nuestra historia, de expresión integral de lo argentino. Continue reading →

Posted by La Chusma in Homenajes
“A Hipólito Yrigoyen los diarios de la época lo acusaban de populista”

“A Hipólito Yrigoyen los diarios de la época lo acusaban de populista”

Entrevista de Tiempo Argentino a Diego Barovero, vicepresidente del Instituto Nacional Yrigoyeneano. Crítico de la conducción nacional de la UCR, cuestiona la alianza con el PRO y sostiene que “pactar con la derecha” implica “una crisis de identidad” del partido. “El radicalismo es una expresión claramente nacional y popular en su surgimiento”, dice el dirigente boina blanca, que reconoce que ese lugar lo supo conquistar el kirchnerismo. Continue reading →

Posted by La Chusma in Novedades

Númen y fuente originaria, surgida para cumplir sacrosantos deberes, asumió siempre todos las pruebas, como la entidad simbólica que fijó su ruta marcando modalidades antagónicas irreductibles entre épocas y tendencias, y en cuya cruenta labor sucumbieron tantos meritorios ciudadanos y desaparecieron generaciones enteras. La Unión Cívica Radical ha sido la única institución política que desde el llano y sin base alguna de gobierno, planteó fecundas y categóricas soluciones reparadoras. No fué un accidente imprevisto, ni una circunstancia dada de vistas convencionales, ni una composición de lugar buscada para tomar asiento en los gobiernos, ni un impulso movedizo, ni un miraje utilitario, sino una solemne y vasta concitación rimada por definiciones siempre armónicas, comprendida por el sentimiento argentino como el más impositivo mandato patriótico de su nativa solidaridad nacional.

Todo ello perdurará como la excelencia de una meditación superior que ha tenido el poder de transformar a la nacionalidad; jornada histórica de tanto aliento como la intensidad de los males que venía a corregir y de los bienes que debía realizar en un espacio de tiempo que abarcó casi la tercera parte de la vida de la Nación. La historia humana no registra otro modelo superior. La Unión Cívica Radical será así por sus majestuosas enseñanzas, la religión cívica de la Nación, a donde las generaciones sucesivas puedan acudir en busca de notables inspiraciones.

En Martín García – Del Memorial a la Corte Suprema de la Nación

La religión cívica de la nación
Posted by La Chusma in Citas

Nuestra misión no es la ocupación de los gobiernos, sino la reparación cardinal del origen y sistema de ellos, como el único medio para restablecer la miralidad política, las instituciones de la República y el bienestar general.

Segunda carta al doctor Pedro C. Molina

Nuestra misión no es ocupar gobiernos
Posted by La Chusma in Citas

Si los gobiernos son los agresores del bien público, si las propensiones particulares no tienen otro caudal que los beneficios propios, si la prensa en general en vez de ser centinela de las aspiraciones comunes, es también utilitaria y prevaricadora, ¿cómo es posible que la evolución se produzca o la reforma se alcance por el camino de las absorciones y la confusión de todos, en juicios, propósitos y procedimientos?

La Unión Cívica Radical en plena rebelión, contra todos esos medios, y vinculada por las grandes devociones del alma que despiertan las convicciones supremas, pudiendo triunfar con ellos y utilizar para sí tan caudales sensaciones de poder, prefirió siempre a las conveniencias de todas las funciones públicas, la absoluta unidad de su acción e integridad de su credo.

Tercera carta al doctor Pedro C. Molina

Integridad del credo
Posted by La Chusma in Citas

Su causa es la de la Nación misma y su representación la del poder público. Así será juzgado y así pasará a la historia como fundamento cardinal y resumen entero de la heroica resistencia que el pueblo argentino hiciera a la más odiosa de las
imposiciones.

Por eso perdurará su obra y son poderosos sus esfuerzos, se robustece y vivifica constantemente en las puras corrientes de la opinión; es la escuela y el punto de mira de las sucesivas generaciones y hasta el ensueño de los niños y el santuario cívico de los hogares.

Ha consolidado la unión nacional y su identificación orgánica, de tal moño que ya nadie podrá explotar la criminal perfidia que tanta sangre argentina ha hecho verter, porque la solidaridad está definitivamente consumada, no por las bacanales victoriosas contra ella misma, sí por los infortunios v las desventuras, por los esfuerzos y sacrificios en unísono pensar y sentir, en una sola alma: la de la patria, y en un solo espíritu: el de Dios!

Primera carta al doctor Pedro C. Molina

Su causa es la Nación misma
Posted by La Chusma in Citas

La Unión Cívica Radical no es propiamente un partido político en el concepto militante, es una conjunción de fuerzas emergentes de la opinión nacional, nacidas y solidarizadas al calor de reivindicaciones públicas

Manifiesto, después de la Revolución

La UCR no es un partido político
Posted by La Chusma in Citas

Clausurados los comicios al sufragio libre en toda la República, pretender reunir la oposición arriando la bandera con que surgiera el Partido Radical, el simulacro de combate que se libraría, importaría aceptar un campo de acción que repugna a nuestras instituciones, y sanciona la victoria del mismo adversario a quien se pretende combatir. La contienda en ese terreno significaría reconocer la legalidad del triunfo futuro en mengua de las aspiraciones de la opinión que tiene derecho a mantener vivas sus esperanzas en días mejores

La Unión Cívica Radical, en tanto, habrá defeccionado de su credo, producido el desgarramiento en su seno y, descalificada para siempre ante la opinión, perderá la fe que en ella se depositara. La República habrá nuevamente caído en el mayor desconcierto, y la opinión, sujeta al vaivén de los sucesos, no encontrará una institución política donde pueda acudir en busca de la reacción definitiva. No podemos, pues, ejecutar una política que consideramos tan contraria a la integridad de nuestro Partido como a la nuestra propia. No nos hemos congregado a ese fin, ni ha sido esa nuestra misión, ni son esas las declaraciones hechas y los compromisos contraídos.

Nota del Comité de la Provincia de Buenos Aires separándose, por razones de intransigencia, de la dirección eventual del Comité Nacional de la Unión Cívica Radical, setiembre 29 de 1897.)

No nos hemos congregado a ese fin
Posted by La Chusma in Citas